Registros Akashicos, conexión con la dimensión de la conciencia

Registros akashicos, conexión con la dimensión de la conciencia

 

 

Registros Akashicos. Desde tiempos remotos, son muchos los textos que se hacen eco de la existencia de un lugar donde toda nuestra memoria queda almacenada.

Una especia de biblioteca que alberga no solo nuestros pensamientos, acciones o vivencias, sino también la de todos los lugares y seres del planeta.

Todo queda energéticamente grabado, como si fuera un banco de memoria cósmica, donde se hallan todas nuestras vidas pasadas, presentes y futuras.

Un lugar al que podemos acceder repleto de información valiosísima para entender nuestro paso por esta vida.

El termino "Akasha" procede del sanscrito y su traducción remite a "eter" "espacio" o "sustancia". 

En este lugar del cosmos es donde se hallarían los llamados registros o libros: una compilación de nuestra historia álmica.

Los registros Akashicos son una dimensión de la conciencia que contiene un registro vibratorio de cada alma a lo largo de su viaje. 

Este cuerpo vibratorio se halla íntegramente en todas las partes, y se puede acceder a el en todo momento y en todo lugar.

Como tal, los Registros constituyen un cuerpo experimental de conocimientos que contiene todo cuanto se haya pensado, dicho y hecho de cada alma a lo largo de su existencia.

 

Definición 

 

Comenzando con el significado de la dimensión de la conciencia. Una dimensión de conciencia es es una esfera del mundo invisible que los humanos podemos identificar y experimentar a través de cualidades, características o rasgos.

Por ejemplo el estado de sueño es una dimensión de la conciencia que contiene diferentes niveles de actividad que los seres humanos podemos identificar y experimentar.

Otras dimensiones de la conciencia se puede identificar como diferentes <<regiones>> de la mente( el consiente y el subconsciente, la zona de la memoria.

Aun hay otras dimensiones de la conciencia que son diferentes estados de relajación que se miden mediante la actividad cerebral. Lo que todas estas dimensiones de la conciencia tienen en común es que son invisibles, pero sabemos que existen.

Durante el proceso de acceso a, o <<apertura>> de, los Registros Akashicos, pasamos desde un estado de conciencia humana ordinaria hasta un estado de conciencia universal divina en el cual reconocemos nuestra Unidad con lo Divino en todos los niveles. 

Este estado de conciencia nos permite percibir las impresiones y las vibraciones de los Registros.

De este modo los Registros han venido prestando un servicio a la humanidad a lo largo de su desarrollo, gracias al hecho de que constituyen un estado extraordinario mediante el cual podemos recibir la iluminación divina a un ritmo manejable,

Un ritmo que nos permite integrarla en nuestra experiencia humana. Gracias a esta integración, se podría decir sin caer en la exageración  que acceder al Akasha es como tener vislumbres del Cielo en la Tierra.

 

Akasha. La sustancia primaria

 

Entremos ahora en el significado del Akasha. Una palabra sánscrita que significa sustancia primaria, de la cual todas las cosas han sido formadas.

Cuando hablamos del Akasha, la sustancia primaria, nos estamos refiriendo a la energía en su primer y más primitivo estado, antes de que haya sido dirigida por nuestros pensamientos individuales, y afectada por nuestras emociones en esta vida.

Esta energía es una cualidad de la Luz, tanto en un sentido físico como espiritual. Es una cualidad de la vitalidad, individualizada exclusivamente como almas específicas. Aunque Akasha es una palabra sánscrita, de los Registros Akáshicos se habla en muchos textos sagrados.

Hebreos 10:7 Tú habías escudriñado cada una de mis acciones, en tu libro estaban todas registradas, mis días listados y determinados, aun antes de que el primero de ellos tuviera lugar.

Los Registros Akáshicos son el Cuerpo de Luz de la autoconciencia universal. Como tales, contienen la conciencia universal, con sus tres principales componentes de mente, corazón y voluntad. Los Registros contienen también las vibraciones radiantes de Luz que generan todas las cosas.

Cada vez que accedemos a los Registros, nuestra conciencia se ve afectada por esta cualidad de Luz, y nos «iluminamos» con ella.

Cuando esto ocurre, los efectos de la Luz se hacen evidentes en nuestros pensamientos y emociones (y en los de nuestros clientes), y comenzamos a experimentar una sensación creciente de paz y bienestar.

 

Los Registros Akáshicos están gobernados y protegidos por un grupo de Seres de Luz no físicos llamados los Señores de los Registros. Estos seres aseguran la integridad y la seguridad de los Registros.

 

Ellos determinan no sólo quién puede acceder a ellos, sino también qué información puede recibir quien accede.

En los Registros, podemos ver y rastrear nuestras distintas encarnaciones. Así, en esencia, los Registros Akáshicos son, al mismo tiempo, un diseño perfecto a nivel del alma y el catálogo de experiencias de un alma individual a medida que crece en conciencia de sí misma como ser espiritual, divina en naturaleza y manifestándose en el campo físico de la Tierra.

A medida que nuestra alma evoluciona a lo largo del tiempo, nuestros Registros se ajustan a fin de reflejar nuestro crecimiento, y se hallan en un estado continuo de refinado, en la medida en que nos alineamos con nuestra perfección y manifestamos esa perfección en nuestra vida terrestre.

Por tanto, podríamos ver los Registros como un cuerpo intermediario de toda posibilidad, probabilidad y eventualidad pasada, presente y futura. A través de ellos podemos entender y obtener directrices, a medida que nos abrimos en nuestro interior al viaje que nos llevará a convertirnos en nuestro yo óptimo en el mundo físico. Los Registros Akáshicos no admiten intrusión ni invasión alguna.

No se ponen de parte de ninguna personalidad o entidad concreta, ni están gobernados ni poseídos por ninguna organización ni institución humana.

Para que sirven y quienes pueden acceder a los registros

 

Durante siglos, los Registros Akáshicos fueron dominio exclusivo de los místicos, los santos y los eruditos; y era razonable que fuera así.

El poder y la sabiduría infinitos disponibles en los Registros no se pueden dejar en manos de cualquiera, de ahí que fueran confiados a aquellas personas que estaban bien preparadas para tal responsabilidad.

Tanto en las tradiciones orientales como en las occidentales, ha habido escuelas de misterios que preparaban a los buscadores para el conocimiento esotérico.

Se sabe que la formación era rigurosa y estricta, con el fin de asegurar la santidad del trabajo, protegiendo de este modo tanto al iniciado como a esta dimensión de conciencia.

Pero los tiempos han cambiado en la actualidad, miles de personas mantienen una poderosa relación con los Registros Akáshicos.

Aunque hay personas que trabajan con sus Registros estrictamente para su crecimiento y desarrollo personal, otras utilizan sus Registros como apoyo en sus empresas artísticas, como en fotografía, cerámica, pintura, literatura y composición musical.

Hay hombres y mujeres de negocios que utilizan los Registros para potenciar sus empresas o sus carreras, y padres y madres que los emplean como guía y apoyo en sus labores educativas con los hijos. 

 

Sirven para

 

Desbloquear contratos, fidelidades, promesas, lazos karmicos, para conocer a nuestros maestros, guías.

Si estas interesado en vivir una experiencia plena  no dudes en comunicarte conmigo, podrás encontrar mi curso de registros Akashicos o recibir más información sobre mis servicios y terapias.

 

 

 

 
 

 

 

 

4 comentarios en «Registros Akashicos, conexión con la dimensión de la conciencia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.